El Por sus características geográficas, su vegetación y su clima, Bogotá es una de las capitales del mundo con mayores privilegios para el desarrollo y el goce del turismo de naturaleza. Practicar el ecoturismo, turismo rural, turismo cultural y turismo de aventura a los alrededores de Bogotá, en zonas rurales o en espacios naturales de la gran ciudad es tan fácil como caminar en las grandes avenidas de la ciudad.

Trece humedales sobreviven al crecimiento de la gran urbe, entre los que se destacan  el Humedal Santamaría, ubicado en una de las zonas industriales más grandes de la ciudad, y donde es posible apreciar una pequeña mancha de bosque alrededor del cuerpo de agua y una muestra de flora y fauna característica de los ecosistemas bogotanos dentro de la ciudad, y el Humedal la Conejera, donde pueden  observarse alrededor de 115 especies de aves, particularmente varias especies endémicas como la enigmática Tingua Bogotana, el tímido Cucarachero de Pantano, el Chamicero y el Picocono Rufo. Este humedal tiene 60 hectáreas declaradas de reserva natural con un sendero de interpretación ecológica de 2200 mts.

El Parque Natural Chingaza, el Parque Natural Entre Nubes, el Parque Natural Chicaque, miembros de la Unidad de Reservas Nacionales,  el páramo de Sumapaz, el más grande del mundo, ofrecen un magnífico paisaje de bosque y páramo donde es posible hacer caminatas, apreciar diversidad de especies animales y vegetales y cientos de cascadas que brotan mágicamente de la montaña. Todos estos lugares están ubicados a 30 minutos de la capital.

Embalses como Sisga, Tominé, Neusa y Guavio hacen posible la práctica de la pesca, los paseos en lancha o acampar y hospedarse en pintorescos albergues.

Otra opción muy atractiva se encuentra vía La Calera, apenas a 15 minutos de Bogotá, donde es posible hacer cabalgatas guiadas, diurnas y nocturnas. Allí le espera un recorrido maravilloso por los Cerros de Bogotá, abundantes en bosques de diversos verdes.

Bogotá cuenta con 5.200 parques. El Simón Bolívar es el más grande y se encuentra en el corazón de la ciudad. La Florida, ubicado en la Sabana de la ciudad, es otro importante y atractivo parque ideal para pasar un día campo y para practicar el avistamiento de aves. En la Sabana de Bogotá, extensa y de verdes muy variados, encontrará bellas haciendas con sembrados de flores, ganadería de leche y criaderos de caballos.  Y si le gustan los animales de Granja, nada mejor que el parque Panaca, donde podrá tener contacto directo con cada uno de ellos.

Si prefiere practicar deportes de aventura, abundan los lugares cercanos a la ciudad para hacer parapente, bungee jumping, escalada, kajak (en Tobia), paracaidismo, entre otros deportes extremos.

Eso y mucho más es Bogotá, una ciudad que ofrece una de las alternativas más variadas en  turismo de naturaleza. Atrévase y disfrútela.